La Revolución Saudita

Por: Yoel Guzansky*

En contraste con las revoluciones árabes ascendentes que tuvieron lugar durante la última década, los procesos revolucionarios actualmente en curso en Arabia Saudita que apuntan a cambiar el tejido económico y social en este reino conservador son impulsados ??de arriba hacia abajo por el Príncipe Heredero y el gobernante en funciones Mohammed Bin Salman desde su palacio en Riad.

Bin Salman tiene mucho trabajo por hacer, y es de esperar que sus planes para cambiar la naturaleza de la sociedad y la economía saudita sean más exitosos que varias de sus acciones regionales, lideradas por el boicot de Qatar y la guerra en Yemen. Además, es dudoso si el reino en sí tiene el capital disponible y los conocimientos necesarios para impulsar las reformas. La revolución saudita necesitará ayuda política y económica de Occidente, porque su fracaso ciertamente tendrá consecuencias regionales e internacionales. El éxito requerirá que la generación más joven del reino reduzca sus expectativas y se acostumbre a condiciones de vida más austeras.

Al mismo tiempo, Bin Salman tendrá que encontrar formas de persuadir a los líderes e inversionistas extranjeros de que sus purgas internas fueron diseñadas para combatir la corrupción y para idear medios para moderar las presiones internas creadas por las reformas. De lo contrario, tanto los posibles logros de las reformas revolucionarias como la estabilidad del régimen en sí mismas pueden peligrar. Bin Salman tendrá que encontrar formas de persuadir a los líderes e inversionistas extranjeros de que sus purgas internas fueron diseñadas para combatir la corrupción y para idear los medios para moderar las presiones internas creadas por las reformas. De lo contrario, tanto los posibles logros de las reformas revolucionarias como la estabilidad del régimen en sí mismas pueden peligrar. Bin Salman tendrá que encontrar formas de persuadir a los líderes e inversionistas extranjeros de que sus purgas internas fueron diseñadas para combatir la corrupción y para idear los medios para moderar las presiones internas creadas por las reformas. De lo contrario, tanto los posibles logros de las reformas revolucionarias como la estabilidad del régimen en sí mismas pueden peligrar.

Arabia Saudita se encuentra en medio de procesos revolucionarios que apuntan a cambiar el tejido económico y social en este reino conservador. En contraste con las revoluciones árabes de abajo hacia arriba que tuvieron lugar durante la última década, la revolución saudí es guiada desde arriba por el Príncipe Heredero y el gobernante interino Mohammed Bin Salman desde su palacio en Riad. El príncipe de 32 años también está tratando de imponer un cambio a la casa de Saud: un cambio de gobierno colectivo por las diferentes ramas de la familia, que creó un sistema de controles y equilibrios, a lo que parece ser cada vez más la regla autocrática del propio Bin Salman. Los opositores de Bin Salman, ya sea por elección o circunstancia, incluidas las personas en los medios de comunicación, figuras religiosas, hombres de negocios e incluso príncipes han sido despedidos, arrestados.

“Tienes un cuerpo que tiene cáncer en todas partes, el cáncer de la corrupción… [Y] hemos desarrollado un caso de adicción al petróleo en Arabia Saudita”, declaró Bin Salman. En su reciente visita a Europa y Estados Unidos, se esforzó por darle a Arabia Saudita la imagen de un reino dinámico, joven e innovador que también es más tolerante e igualitario. Al mismo tiempo, el reino está gastando grandes cantidades de dinero en cabilderos y empresas de relaciones públicas, y está ayudando a los think tanks en los Estados Unidos para mejorar su imagen. Muchos en Occidente han sido rápidos en saludar la estatura de Bin Salman como reformador. Algunos lo compararon con Kemal Ataturk, el padre de la Turquía moderna. Sin embargo, algunos de los que lo conocen han dicho que se estaba modelando a sí mismo después de figuras como el presidente chino Xi Jinping. ¿Va a adoptar Bin Salman un modelo de represión política combinado con apertura económica, similar al patrón chino? Sin duda es posible, aunque es probable que un intento de llevar a Arabia Saudita en esta dirección encuentre bastantes desafíos.

Entre las promesas y la capacidad de cumplirlas

La necesidad de una reforma integral en Arabia Saudita, como lo instó el Fondo Monetario Internacional a fines del siglo XX, no se disputa. La visión revolucionaria de Arabia Saudita, que fue ideada por consultoras internacionales, se presentó en abril de 2016 bajo el título “Visión 2030”. Esta visión se enfocó sobre todo en un esfuerzo por diversificar las fuentes de ingresos del reino lejos del petróleo. Se impusieron nuevos impuestos como parte de las reformas, incluido el IVA, y se redujeron los subsidios a la electricidad, el agua y el combustible. El precio del combustible se duplicó a principios de 2018.

A partir de ahora, el reino está financiando con éxito su déficit presupuestario, que se prevé que llegará a $ 52 mil millones este año, al agotar sus reservas de divisas y vender bonos. Mediante estas medidas recaudó $ 40 mil millones en 2016-2017, y busca recaudar $ 30 mil millones más en 2018. El esfuerzo por recaudar $ 100 mil millones a través de una ola de arrestos en noviembre de 2017 en nombre de la guerra contra la corrupción parece haber fallado, con las estimaciones de la cantidad ganada son mucho menores.

Dos años después del lanzamiento del programa, el desempleo sigue siendo alto y el crecimiento insignificante. El setenta por ciento de los ciudadanos del reino son menores de 30 años, y en este grupo de edad, que ostensiblemente apoya a Bin Salman, el desempleo se estima en un 30 por ciento. Además, el cronograma y la muy factibilidad de una emisión pública en el extranjero de acciones en Aramco, la compañía petrolera nacional saudita, con el fin de pagar la reforma es cuestionable. Esta oferta pública inicial tiene una mayor probabilidad de ocurrir en la bolsa local saudita como una forma de evitar obstáculos económicos y legales.

Con el fin de ayudar a los hogares a hacer frente al creciente costo de la vida y prevenir posibles disturbios, la casa real ha lanzado el programa “Cuenta del Ciudadano” para aquellos elegibles en la clase media baja (aproximadamente 10 millones de ciudadanos). Los trabajadores extranjeros, que constituyen un tercio de los residentes del reino, no son elegibles para este programa, lo que ha llevado a muchos de ellos, especialmente entre los trabajadores manuales, a regresar a sus países de origen, aunque los ciudadanos saudíes no tienen prisa por toma su lugar. Los trabajadores más altamente calificados también se van, principalmente debido a los altos impuestos y costos. Al mismo tiempo, la capacitación de ciudadanos saudíes para tomar su lugar tomará muchos años, tal vez generaciones. En el corto plazo, el aumento de los precios del petróleo a un nivel relativamente alto, entre otras cosas debido a los entendimientos entre Moscú y Riad, inyecta mucho más dinero en el tesoro saudita que en años anteriores, y ayuda a financiar la guerra en Yemen y las reformas. Sin embargo, este aumento ayuda a la industria mundial del petróleo de esquisto bituminoso y es probable que desvirtúe la motivación para realizar cambios estructurales significativos a largo plazo, sin duda si aumenta la oposición a aumentar la carga sobre los ciudadanos.

Los productos y servicios de consumo, que fueron altamente subsidiados o incluso otorgados de manera gratuita durante muchos años, se consideran un derecho ganado a través de la lealtad a la Casa de Saud. Cualquier abrogación importante y prolongada de este derecho puede por lo tanto restar valor a esta conexión entre los ciudadanos y la realeza, que es importante para la estabilidad del régimen. Bin Salman tiene comprensiblemente miedo a la protesta. Tal protesta levanta la cabeza de vez en cuando, pero hasta ahora se limita principalmente a las redes sociales (que son monitoreadas y supervisadas, y el grado en que representan al público no está claro). Por lo tanto, a principios de 2018, una semana después de que se impusiera el IVA y el precio de la gasolina se duplicara, la casa real se apresuró a otorgar aumentos salariales y bonos a los trabajadores en el sector público hinchado, lo que constituye un apoyo para la casa real ‘

En cuanto a las reformas sociales, Bin Salman ha despojado a la policía religiosa de su autoridad, reabrió cines y permitió que las mujeres obtuvieran permisos de conducir. Estas medidas parciales, que son dramáticas según los estándares sauditas, le han ganado una merecida simpatía. Al mismo tiempo, la igualdad de género todavía está muy lejos, la organización política en cualquier forma está prohibida y, como regla general, el reino todavía se rige por la ley religiosa islámica.

Una mirada hacia adelante

En una entrevista con la prensa occidental durante su visita a los Estados Unidos, Bin Salman declaró que “solo la muerte” lo detendría, posiblemente como una forma de expresar su determinación de seguir adelante con su agenda, o quizás como una pista para aquellos a quienes desterró del gobierno y posiciones de autoridad con el conocimiento de que es probable que se levanten contra él algún día. Esta también puede ser la razón de los informes que indican que el Príncipe Heredero se está rodeado de guardaespaldas mercenarios no saudíes. Además, dado que el estatus de Bin Salman como agente de estabilidad no ha sido probado, es dudoso que el comportamiento autoritario conduzca a la estabilidad a largo plazo en Arabia Saudita.

Este estado de cosas entrega un mensaje negativo y también aumenta la incertidumbre entre los inversores en Occidente, cuya experiencia y capital son necesarios para el reino con el fin de avanzar en las reformas. De la misma manera, la ansiedad entre los ricos saudíes de que su dinero será confiscado en nombre de la lucha contra la corrupción ha llevado a que se envíe una gran cantidad de capital privado fuera del reino. Bin Salman también debe abordar una posible brecha entre sus declaraciones ambiciosas y la capacidad de hacer cambios rápidos de largo alcance en la estructura económica y política. ¿Cuánto tiempo tardarán los jóvenes en el reino en desilusionarse? Es dudoso que puedan hacer frente a largo plazo con las muchas cargas que se les imponen en ausencia de resultados sustantivos y concretos.

El proceso de reforma revolucionaria en Arabia Saudita, y por lo tanto también el mismo Bin Salman (que salvo cambios imprevistos probablemente será coronado rey en el futuro cercano), tiene dos caras: el estímulo de las reformas socioeconómicas esenciales que intenta promover y la ayuda contingente de controlar sus tendencias autoritarias. La política de Bin Salman está indicada por informes en Occidente de continuos arrestos, amenazas, torturas y silenciamiento de disidentes, incluso, al parecer, de familiares que se interponen en su camino.

Bin Salman tiene mucho trabajo por hacer, y es de esperar que sus planes para cambiar la naturaleza de la sociedad y la economía saudita sean más exitosos que varias de sus acciones regionales, lideradas por el boicot de Qatar y la guerra en Yemen. Además, es dudoso si el reino en sí tiene el capital disponible y los conocimientos necesarios para impulsar las reformas. La revolución saudita necesitará ayuda política y económica de Occidente, porque su fracaso tendrá ciertamente consecuencias regionales e internacionales.

El éxito requerirá que la generación más joven del reino reduzca sus expectativas y se acostumbre a condiciones de vida más austeras. Al mismo tiempo, Bin Salman tendrá que encontrar formas de persuadir a los líderes e inversionistas extranjeros de que sus purgas internas fueron diseñadas para combatir la corrupción y para idear medios para moderar las presiones internas creadas por las reformas. De lo contrario, tanto los posibles logros de las reformas revolucionarias como la estabilidad del régimen en sí mismas pueden peligrar.

Fuente: The Institute for National Security Studies (INSS)

*El Dr. Yoel Guzansky es Investigador Senior en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de la Universidad de Tel Aviv. El Dr. Guzansky es miembro visitante de la Institución Hoover de la Universidad de Stanford, becario postdoctoral del Instituto de Israel y becario Fulbright. Antes de unirse al INSS, sirvió en el Consejo de Seguridad Nacional en la Oficina del Primer Ministro, coordinando el trabajo en Irán, bajo cuatro Asesores de Seguridad Nacional y tres Primeros Ministros. Es autor de Los Estados árabes del Golfo y Reforma en Oriente Medio (2015); Entre resiliencia y revolución: la estabilidad de las monarquías del Golfo (INSS: hebreo, 2016) y coautor (con Kobi Michael) de El mundo árabe en el camino hacia la falla estatal (INSS: hebreo, 2016).

Platform for Social Transformation
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Sed eget nisl id nisl tincidunt pretium nec sed nulla. Nullam sed cursus mauris. Ut ut felis consequat, bibendum augue nec, finibus neque. Sed eget risus varius, cursus nisl a, vestibulum quam. Nulla metus enim, fringilla at laoreet at, posuere vel dui. Mauris pellentesque risus lacus, vel pretium augue mollis vitae. Sed varius fringilla dui, nec rhoncus tellus vehicula vitae. Morbi vitae consectetur neque, id euismod ante. Quisque efficitur tincidunt lacus sit amet cursus. Nam convallis porta augue et imperdiet. In pretium venenatis mollis. Maecenas ac mauris libero. Mauris sed rhoncus libero. Pellentesque vitae massa ut odio fermentum ultricies. Aenean a volutpat tortor. Nulla tempus pretium orci quis pharetra. In pellentesque sit amet felis vitae consectetur. Donec augue dui, suscipit accumsan gravida non, sagittis ac quam. Nullam sagittis convallis libero eget hendrerit. Duis condimentum velit vitae est interdum bibendum.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.