Israel está cultivando nuevos amigos en los Balcanes pero en silencio

A pesar de que estaba en uso desde 1497 hasta 1943, el cementerio judío en Bitola, la segunda ciudad de Macedonia, había sido durante mucho tiempo olvidado. No más. No sólo es el sitio que ahora está siendo restaurado y se construye un nuevo monumento, pero el 11 de marzo un par de miles de personas, entre ellos los ministros de Macedonia e Israel, marcharon por la ciudad para rendir homenaje a los Judíos de Macedonia que fueron detenidos exactamente 75 años atrás, y enviados al campo de exterminio de Treblinka.

Al mismo tiempo, los desarrolladores israelíes llevaron a cabo una “hackathon”, soñando con las ideas de monumentos digitales con algunos compañeros frikis macedonios. Es típico de la forma en que los israelíes están descubriendo en silencio los Balcanes occidentales.

El cementerio judío de Bitola está en una colina empinada, y con el tiempo sus tumbas planas se cubrieron con tierra. En los últimos años se han excavado 4.300; aunque podrían haber hasta 10.000. Los judíos recuerdan Bitola por su nombre otomano de Monastir, pero la mayoría de la gente en Bitola han olvidado que su pueblo venido a menos, una vez fue un lugar próspero para su población y también para judíos, cristianos y musulmanes. “Estoy tratando de utilizar nuestro pasado”, dice Maria Geras Dochovska, coordinadora del proyecto del cementerio.

Bitola estuvo “sepultada durante 100 años”. Si lo que está haciendo aporta interés y la inversión a la ciudad, dice, “entonces tal vez nuestros jóvenes tendrán la oportunidad de conectarse con el mundo.” Y tal vez se van a quedar, en lugar de emigrar como hacen tantos macedonios. Puede que tenga razón. Los ganadores de la hackathon visitarán Israel y conocerán a gente de su sector de tecnología que ha prosperado.

En la última década, lo que la mayoría de los extranjeros- turcos por ejemplo, o los rusos- hacen en la región ha estado acompañado por la fanfarria de los medios y el estridente debate sobre lo que realmente están haciendo. El interés de Israel, aparte de cultivar los países amigos, es más discreto. El evento Bitola pasó desapercibido en el mundo exterior. A pesar de ello, de acuerdo con la embajada de Israel en Belgrado, los israelíes han invertido o comprometido casi € 1.8 mil millones en Serbia desde el año 2000. Sus asesores políticos suelen ser contratados para asesorar a las partes de la región durante las elecciones.

En Macedonia una empresa israelí ahora entrena pilotos de helicópteros militares. Este año Israel espera cerrar un acuerdo para vender F-16 aviones de combate a Croacia. En 2016 la cooperación entre agencias de inteligencia han frustrado un ataque durante un partido de fútbol entre Israel y Albania. Los países de los Balcanes es casi seguro que han recibido información de la inteligencia israelí sobre la posibilidad que algunos yihadistas han estado regresando hacia su país desde Siria. El número de israelíes que viene a la región, sobre todo para fines de semana largos en Belgrado, se incrementó un 171% el año pasado en comparación con 2016, en parte debido a que ya no se sienten cómodos yendo a Turquía.

Los líderes de Macedonia, Serbia, Bosnia-Herzegovina y Albania han realizado visitas oficiales a Israel. Los líderes de Kosovo han estado presionando a Israel para que los reconozcan. De acuerdo con Eliezer Papo de la Universidad Ben Gurion, la cooperación académica, lo que solía ser “inexistente” ha surgido con fuerza. Políticamente, dice Pape, muchos líderes de los Balcanes Occidentales piensan que Israel es un lugar de emular. Ellos consideran que sus países deberían ser como Israel: que están rodeados de enemigos, pero decididos a prosperar de todos modos.

En su mayoría están a favor de la causa palestina, pero a menudo se olvidan de ella. Israel y Albania (en su mayoría musulmanes) son “aliados naturales” en la lucha contra el extremismo violento, dijo Edi Rama, el primer ministro de Albania, el 4 de marzo. De la seguridad cibernética a la tecnología del agua, dice el Sr. Papo, “todo el mundo piensa que hay mucho que ganar.” Pero nadie quiere hacer un gran alboroto al respecto.

Este artículo fue publicado en la sección Europea de la edición impresa bajo el título “Haciéndolo en silencio”.

Fuente: The Economist

Platform for Social Transformation
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Sed eget nisl id nisl tincidunt pretium nec sed nulla. Nullam sed cursus mauris. Ut ut felis consequat, bibendum augue nec, finibus neque. Sed eget risus varius, cursus nisl a, vestibulum quam. Nulla metus enim, fringilla at laoreet at, posuere vel dui. Mauris pellentesque risus lacus, vel pretium augue mollis vitae. Sed varius fringilla dui, nec rhoncus tellus vehicula vitae. Morbi vitae consectetur neque, id euismod ante. Quisque efficitur tincidunt lacus sit amet cursus. Nam convallis porta augue et imperdiet. In pretium venenatis mollis. Maecenas ac mauris libero. Mauris sed rhoncus libero. Pellentesque vitae massa ut odio fermentum ultricies. Aenean a volutpat tortor. Nulla tempus pretium orci quis pharetra. In pellentesque sit amet felis vitae consectetur. Donec augue dui, suscipit accumsan gravida non, sagittis ac quam. Nullam sagittis convallis libero eget hendrerit. Duis condimentum velit vitae est interdum bibendum.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.